malos hábitos de salud

¿Mi hijo necesita ortodoncia?

Morder con dificultad, hacer sonidos extraños con la mandíbula… son indicadores que evidencian la necesidad de ortodoncia. Tu hijo necesita tratamiento dental si presenta…

→ Dificultad al morder

¿El niño no mastica con naturalidad? Tal vez se deba a que sus dientes no se encuentran en la posición correcta. Al comer, fíjate en si tu hijo realiza gestos extraños con la boca. Presta atención también a su forma de masticar: ¿lo hace por un solo lado o por los dos? Estos desequilibrios al mascar puede ser un indicativo para acudir a la clínica y evitar los problemas de salud que puede traer consigo (dolor de cabeza, mordida cruzada…).

→ Separación dental o falta de alineación

Si el niño presenta la distancia adecuada entre un diente y otro puede que sea conveniente recurrir a la ortodoncia. Ten en cuenta que, en muchos casos, no solo se trata de un aspecto estético sino de una cuestión que afecta directamente a su salud bucal. ¿Tu hijo tiene los dientes excesivamente separados o, por el contrario, sus piezas dentales se encuentran apiñadas unas con otras? Sea cual sea su problema, la única forma de corregirlo es con ayuda de un profesional.

→ Ruidos raros con la mandíbula

Cada niño es diferente y actúa de forma distinta. No obstante, el hecho de hacer sonidos extraños con la boca no es una particularidad, sino un posible indicador de desorden mandibular. Los síntomas más comunes de esta alteración son: dolores de cabeza, molestia (al masticar, bostezar…), chasquidos al abrir y cerrar la boca…

→ Respiración bucal

El hábito de respirar por la boca suele comenzar a corta edad. Además de los problemas que influyen directamente a la salud bucal, esta mala costumbre puede traer consigo alergias o infecciones, apneas de sueño… incluso problemas de espalda (la respiración bucal implica una mala postura). Para corregir esta patología (que afecta a un 80% de la población) es aconsejable acudir a un especialista.

→ Problemas de pronunciación

¿Has notado que tu hijo presenta cierta dificultad al hablar? Puede que tenga problemas con la pronunciación de determinados sonidos debido a que su lengua se interpone en exceso en esta tarea. Conviene corregir este tipo de problemas lo más pronto posible; puede que sea necesario recurrir no solo a un experto dental, sino también a un profesional en logopedia.

Recuerda que en Clínica Dental Jesús contamos con una amplia oferta de ortodoncias. Consúltanos y pide tu cita en cualquiera de nuestros centros. Confía la salud de tu hijo a los expertos.

Hábitos que afectan negativamente a tus dientes

Tener una sonrisa perfecta depende de muchos factores; entre ellos, de evitar determinados errores que perjudican la dentadura. Descubre esos hábitos que afectan negativamente a tus dientes…

× NO te cepilles fuertemente

Como hemos mencionado en alguna ocasión, no basta con cepillar tus dientes: hay que hacerlo bien. Por muy buena que sea la intención, si el procedimiento de higiene no es el adecuado podrías estar dañando tu dentadura. Ten cuidado con los movimientos que realizas.

Recomendación: Al cepillar tus dientes, evita los movimientos horizontales (así solo consigues desgastar el esmalte). Prueba a limpiarlos con suaves movimientos circulares.

× NO uses tus dientes como herramienta

¿Eres de esas personas que, si no tienen ningún elemento a mano, emplea la dentadura para arrancar etiquetas de las prendas, desenroscar tapones, abrir paquetes…? ¡Todos lo hemos hecho alguna vez! Ten cuidado si haces esto con frecuencia: nuestra dentadura no está pensada para ello y puedes romperla… O lesionar tu mandíbula.

Recomendación: Que no te dé pereza invertir unos minutos más en la búsqueda de una herramienta real. No se pierde tanto tiempo y, lo más importante: tus dientes te lo agradecerán.

× NO te muerdas las uñas

Son muchas las personas que tienen el mal hábito de morderse las uñas. Ya sea por aburrimiento, estrés, costumbre… Esta práctica no solo resulta muy antihigiénica sino que es perjudicial para tu dentadura: ¡morder tus uñas puede dañar tus dientes! Por no hablar de las posibles infecciones bucales que este hábito puede traer consigo…

Recomendación: Conciénciate del perjuicio que causa esta práctica en tus dientes, tu boca y tus dedos y encuentra la manera de quitarte el hábito. Hoy en día existen muchos trucos para acabar con esta manía.

× NO mastiques hielo

Ten en cuenta que el esmalte de tus dientes es cristal, ¡igual que el hielo! Ahora piensa en el momento en el que entrechoca uno con otro: dos cristales apretados. Cuando masticas hielo, corres el riesgo de dañar tu esmalte. Si bien en la mayoría de los casos el cristal que se acaba rompiendo es el de hielo… tu dentadura también puede sufrir daños.

Recomendación: Evita morder hielo, especialmente si se trata de piezas muy grandes y macizas en las que tus dientes tengan que ejercer mucha presión.

En cualquier caso, recuerda que evitar estos errores, si bien ayuda al buen mantenimiento de tu dentadura, no garantiza que tu boca se encuentre en perfecto estado. Para ello lo único eficaz son las revisiones periódicas al dentista.