¿QUÉ ES UNA CARIES Y CÓMO SE FORMA?

Es una enfermedad crónica producida en la boca por un desequilibrio del azúcar aprovechado por ciertas bacterias que viven en ella para fabricar ácido y destruir el diente. Al comer, los azúcares ingeridos se metabolizan por acción de los gérmenes formadores de ácido que hacen que el ph intraoral descienda. Este ph ácido ataca a la estructura mineral del diente, provocando la caries.

Ataca a un 80% de la población global; de Estos, un 10% son niños, lo que supone unos 600 millones de niños en el mundo.

Preguntas y respuestas SOBRE LA CARIES

¿CÓMO SE RECONOCE UNA CARIES?

La caries la ha de diagnosticar tu especialista en Odontopediatría mediante revisiones periódicas cada 4-6 meses. Se recomienda la primera visita al dentista a partir del año de vida. 

Si son los padres los que la observan, es probable que sea tarde, ya que el proceso de cavitación ya se ha formado y se ha perdido un tiempo muy valioso para tratarla. En todo caso, la primera señal es la aparición de un cambio de color en el diente que se vuelve blanquecino y sin brillo (la llamadamancha blanca”) y en fase más avanzada se observa un borde amarillento y/o negruzco e incluso socavones de esmalte que acaban decapitando la pieza enferma.

Observa sobre todo en los surcos y fisuras de los molares  y entre los dientes pues esas son las áreas de mayor susceptibilidad.

ENTONCES, MI HIJO DE 2 AÑOS QUE TIENE UNOS AGUJERITOS AMARILLENTOS EN LOS DIENTES DE DELANTE… ¿SON CARIES? ¿TAN TEQUEÑO?
  • Probablemente nos encontremos con unas caries rampantes o de biberón. Estas caries infantiles se producen por la exposición frecuente de líquidos que contienen azúcares como la leche de fórmula, jugos de fruta o bebidas azucaradas. Es frecuente encontrarlas en niños acostumbrados a dormir con el biberón en la boca o cuyos chupetes son impregnados en miel u otros alimentos azucarados.
  • Debes vigilarlas, ya que estas caries progresan muy rápido, pudiendo ser dolorosas y en ocasiones se decapitan, ocasionando la pérdida parcial o total de la pieza.
  • Bastará con retirar el biberón cuando se quede dormido, limpiar las tetinas y mantener una correcta higiene oral. Recuerda que debes cepillarle los dientes desde que veas su primer diente, al menos 2 veces al día.
ESTA NIÑA ES DE TENER MUCHAS CARIES Y ESO QUE NO COME MUCHO DULCE...

La mayoría de las veces no hace falta que tu hijo/a coma con frecuencia chucherías o dulces para desarrollar caries si después mantiene una correcta higiene oral.

LOS VERDADEROS FACTORES PREDISPONIBLES DE DESARROLLO DE LAS CARIES SON: los hábitos orales domésticos, medicamentos inhalados y enfermedades, anatomía de los dientes, dieta rica en carbohidratos y Ph de la saliva.

  • HÁBITOS ORALES DOMÉSTICOS: no se ha demostrado que tenga cierta predisposición genética, aunque sí está relacionada con los hábitos dentro del hogar. Al tratarse de una enfermedad infecciosa producida por bacterias, si el estado bucodental de los padres es malo, presentan caries, sarro y sangrado de encías, tus hijos tendrán muchas probabilidades de presentar los mismos problemas. Lo primero porque imitan los comportamientos de los papás y lo segundo y más importante, la caries, al ser una enfermedad infecciosa, se puede contagiar a través de besos, limpiar tetinas, compartir vasos, chucharas etc.
  • MEDICAMENTOS y ENFERMEDADES: Los niños tratados de asma son más propensos a desarrollar caries y problemas de encías porque sufren de sequedad oral. Al tener menos contenido de saliva es más fácil que se multipliquen las bacterias. Mantenlo hidratado y después de usar el inhalador trata de cepillar sus dientes.
  • La diabetes tipo 1 está estrechamente relacionada con las caries (entre otros problemas orales como la gingivitis y enfermedad periodontal a edad adulta) ya que se asocia al cambio y composición del flujo salival (aumento de concentraciones de glucosa).
  • ANATOMÍA DE LOS DIENTES: la limpieza en muelas que presentan morfológicamente surcos y fisuras muy profundos resulta difícil llevar a dichas zonas, quedando restos de alimento en ellas y haciéndolas más susceptibles.
  • ALIMENTOS CARIOGÉNICOS: Muchos alimentos que consumen diariamente, como:

Bebidas carbonatadas y gaseosas: son las responsables de producir lesiones en los dientes por su alto contenido ácido. Además de presentar altas concentraciones de azúcar y cafeína.

– Golosinas y caramelos: contienen elevadas concentraciones de azúcares. Se adhieren a los dientes y suelen tomarse entre horas. Cuanto más pegajosos, más tiempo permanecerán en boca y mayor riesgo a desarrollar una caries.

Galletas, pan, patatas fritas o cereales: alimentos que contienen hidratos de carbono con ALMIDÓN. Tienen la capacidad de transformar los hidratos en azúcares.

Zumos de tetrabrik que contengan azúcar, pan de molde o bollería industrial.

  • EL PH DE LA SALIVA: los principales factores que juega la saliva en la protección frente a la caries son:

La dilución y eliminación de los azúcares

El equilibrio desmineralización/ remineralización.

La acción antimicrobiana. 

La boca es un ecosistema acuoso que requiere un pH equilibrado para mantenerse sana, este pH óptimo oscila entre 6, 8 – 7, es decir, tiene tendencia alcalina. Si rompemos este equilibrio aumentan las posibilidades de erosionar el esmalte del diente.

⇒ EL TIEMPO Y FRECUENCIA en la ingesta de alimentos cariogénicos es determinante. No es lo mismo que el niño coma un alimento rico en carbohidratos en su hora de desayuno o merienda y consiga regularizar el ph de su saliva, a que esté consumiendo frecuentemente alimentos azucarados durante cortos periodos de tiempo a lo largo del día. En este caso, existirá un desequilibrio en su ph, creando un  hábitat oral ácido perfecto para el desarrollo de las bacterias causantes de las caries.

⇒ ES PREFERIBLE ESTABLECER UNA RUTINA ALIMENTARIA PARA EL NIÑO: DESAYUNO, ALMUERZO, COMIDA, MERIENDA Y CENA.

ENTONCES, ¿CÓMO ES POSIBLE REEQUILIBRAR EL PH DE LA SALIVA?
  • Evita que tu hijo pique entre horas.
  • Si bebe o come algún alimento azucarado, que lo haga de una vez, seguido de un poco de agua para restaurar el equilibrio del ph
  • No debe cepillarse inmediatamente después de haber ingerido dichos alimentos. Debe esperar al menos 30 min. a que vuelva su ph a equilibrarse, de lo contrario, al cepillarse, podría  erosionar sus dientes por el medio oral ácido.
  • Acostúmbrale a establecer una dieta alcalinizante con ALIMENTOS SANOS como:

Lácteos: queso, leche y yogures. Ricos en calcio y vitamina D fortalecen los dientes al tener un ph básico.

Frutas: como las fresas (su alto contenido en xilitol ataca las bacterias que producen la placa, además, estimulan la circulación sanguínea de las encías y manzana: alto contenido en vitamina C, limpian las encías y eliminan la placa.

Alimentos ricos en fibra: requieren mayor masticación lo que supone un mayor flujo de saliva. Verduras verdes (espinacas o brócoli), arroz, frutos secos, cereales sin azúcar y legumbres.

Mantenerse siempre hidratado.

  • Finalizar una comida o cena con queso ayuda a reequilibrar el ph.
  • Después de una comida o bebida azucarada, si se encuentran fuera de casa y no lleva cepillo, puede sustituirse por un chicle sin azúcar, que contengan xilitol. Este componente no solo induce a la producción de saliva, sino también  evita que las bacterias se adhieran a los dientes. No abuses de ellos, consúmelos en momentos determinados.
DOCTORA, PREFIERO QUE NO LE EMPASTES LA MUELA DE LECHE, YA QUE SE LE VA A CAER.

Las muelas de leche se caen a partir de, aproximadamente, los 9 años. Si tu hijo ronda esa edad, no habrá ningún problema en no hacerla, ya que pronto perderá esa pieza de leche. Pero  si tu hijo es menor, ES FUNDAMENTAL tratarla, por una razón muy sencilla.

El esmalte de las piezas infantiles es frágil, poroso y la caries progresará muy rápido. Si no se trata esa caries en un periodo relativamente corto, producirá dolor y, en muchas ocasiones, infección, por lo que tendrá que ser extraída.

ENTONCES, ¿POR QUÉ ES IMPORTANTE CURAR LOS DIENTES DE LECHE?
  1. Porque una boca libre de caries en la infancia está directamente relacionada con una buena salud bucodental en la edad adulta.
  2. Lo ideal antes de ser tratado un diente o muela de leche cariada es que dicha pieza NO DUELA (es decir, que no esté avanzada ni tenga infección). Así evitamos que la caries progrese, y será un procedimiento sea más SENCILLO, RÁPIDO, MENOS TRAUMÁTICO para el niño y MENOS COSTOSO para los papás.
  3. Los dientes de leche también sirven para que los niños mastiquen bien, pronuncien correctamente determinadas palabras y tenga una buena autoestima.
  4. Sirven como MANTENEDOR DE ESPACIO y GUÍA DE ERUPCIÓN para los dientes permanentes. Es decir, los dientes de leche le indican al diente permanente dónde debe colocarse. Si dejamos una muela de leche sin curar, se irá rompiendo, ocasionando dolor. Y poco a poco se irá perdiendo el espacio que esta ocupaba en la arcada, por lo que su sucesor permanente no tendrá sitio suficiente para erupcionar. Si detectamos este problema a tiempo y el espacio no se ha cerrado aún, podemos colocar un mantenedor de espacio para evitar que el hueco se cierre y el diente permanente tenga suficiente hueco para salir.
  5. Los dientes de leche, al igual que los permanentes, solo se extraen sí debido a una gran destrucción y/o infección, ya no se pueden curar.
¿ES RECOMENDABLE SELLAR LAS MUELAS?

Los selladores especialmente se recomiendan en aquellos niños que siempre hayan sido más susceptibles de tener caries por la razón que sea.

Los selladores de fosas y fisuras se realizan cuando el niño cumple 6 o 7  años y ya tenga erupcionadas las primeras muelas definitivas.

 Es una técnica PREVENTIVA, SENCILLA E INDOLORA en la cual se coloca un barniz blanco en los surcos y fisuras de estas piezas con la finalidad de hacer la muela “menos susceptible” a cariarse. Estas muelas deben estar previamente SANAS, sin empastes ni restauraciones de ningún tipo.

Contacta con tu centro clínico más cercano

Encuentranos en las redes sociales