Niños

La higiene bucodental en niños. ¿Cómo hacerla divertida?

Mantener una correcta higiene dental es necesario desde la infancia. Conviene que los niños adopten cuanto antes una rutina de limpieza. Pero, ¿cómo lograr que se habitúen a ella sin que les resulte una aburrida obligación? Aquí tienes unos cuantos factores a tener en cuenta…

higiene bucodental en niñosEl tipo de cepillo

Uno de los aspectos más importantes a la hora del cepillado es que los niños se sientan cómodos con su cepillo de dientes. No parece lógico que los pequeños adopten hábitos de higiene dental si cada vez que se lavan los dientes se sienten incómodos. Por ello, lo ideal es que el cepillo sea el más indicado para su edad y dentadura. Conviene que las cerdas sean suaves (de esta manera, conservarán el esmalte de sus dientes). Asegúrate, además, de que sea un cepillo apropiado para que pueda sujetarse bien con manos pequeñas.

El dentífrico

Piensa que el paladar de los niños aún no está “educado” y no toleran bien sabores demasiado picantes o extraños. No se recomienda el empleo de dentífricos de adultos. Lo aconsejable es que la pasta de dientes sea expresamente para niños (con pequeñas cantidades de flúor y un sabor no demasiado intenso). Eso sí… por muy agradable que le pueda resultar el sabor, ¡evita que se traguen la pasta!

El hilo dental

El uso de hilo dental es fundamental. Por eso, cuanto antes adquieran el hábito de usarlo, mejor. Este proceso de limpieza tiene que ir introduciéndose en su rutina aunque resulte una actividad tediosa (además, hay que tener cuenta el tamaño de su boca y de sus manos). Ingéniatelas para que su uso acabe convirtiéndose en un juego.

El acompañamiento

En una edad temprana, los niños son como esponjas. Absorben todo aquello que se les dice e imitan lo que ven. Por eso, es esencial que los padres mantengan unos buenos hábitos de higiene bucodental. Tal vez una buena idea es establecer un determinado espacio de tiempo para el cepillado; así el niño se cepillará al mismo tiempo que sus padres.

Sus gustoshigiene bucodental en niños

¿Cuáles son los personajes de ficción preferidos de tus hijos? ¿Le gusta alguna temática en especial? Aprovecha sus gustos para convertir la rutina de limpieza en algo divertido. En el mercado existe una selección muy diversa de productos dentales enfocados al público infantil, tanto cepillos como pasta de diente y colutorio. Deja que sea el pequeño el que elija sus propios artículos de higiene.

No solo son importantes los hábitos de higiene dental. Recuerda que, para tener cuidar de forma completa la salud bucodental, las revisiones periódicas con el odontopediatra son necesarias.

¿QUÉ SON LOS SELLADORES DENTALES?

Los selladores o “sellantes” dentales son unas capas plásticas y delgadas que se aplican sobre la superficie de las muelas,  se aplican “pintando” el diente con una capa líquida que se endurece rápidamente y forma un recubrimiento protector. Se trata de un procedimiento sencillo, nada molesto (se realiza sin anestesia), ni invasivo, y extraordinariamente útil, por lo que se considera una excelente medida preventiva para la caries infantil.

La indicación precisa de la necesidad de selladores dentales viene dada por un estudio previo en el que se determina que existe un riesgo elevado de caries. Incluso puede aplicarse cuando hay una lesión incipiente, después de haberla limpiado correctamente.

Higiene de los dientes de leche

Los niños consumen una gran cantidad de azúcares. La dieta actual con la presencia de alimentos procesados, refinados y azucarados es un peligro potencial para sus dientes. Con la intención de prevenir la aparición de caries y sobre todo, de generar un hábito debemos iniciar cuanto antes, los hábitos de higiene dental.

La higiene dental de un niño se inicia desde bebé. Al principio podemos utilizar una gasita humedecida para limpiar sus dientes. A partir del año, año y medio podemos empezar a usar un diente infantil suave. El hábito le generará curiosidad. Siempre que podamos debemos dejar que él mismo lo utilice, bajo nuestra supervisión.

Entre los seis meses y los dos años, la Academia Europea de Odontología Pediátrica recomienda el cepillado dos veces al día con una pasta de dientes con 500ppm de flúor y la cantidad similar a un guisante. A los dos años ya se puede usar una pasta con 1000 ppm. de flúor.

Las ofertas de higiene dental para bebés y niños es muy atractiva

La Sociedad española de Odontopediatría señala que el cepillado dental con pasta con flúor es lo más cercano al método ideal de salud pública.

Pasta con flúor pero con control

Un uso excesivo de pasta de dientes puede suponer riesgo importante, especialmente en los tres primeros años de vida.

De hecho, se ha calculado que un preescolar, con dos cepillados diarios, puede deglutir alrededor de 1 gramo de pasta dental al día, debido a la inmadurez del reflejo de deglución. Por ello hay que controlar bien a los pequeños cuando se cepillen los dientes.

En cuanto a la concentración de flúor, no hay suficiente evidencia de que una pasta de dientes con una concentración de flúor de 500ppm o menos tenga un efecto preventivo contra la caries. Es importante mirar, por tanto, qué cantidad contienen y eliminar las que estén por debajo de estos parámetros.

Una buena alimentación, también para los dientes

Hay que decir que la alimentación mediterránea es más saludable que la de otros países del Norte de Europa. Así pues en función de la alimentación de nuestros hijos, debemos iniciarla antes o podemos esperar a que sea un poquito más mayor.

De cualquier manera, cada seis meses debemos revisar la dentadura de los pequeños para asegurarnos de que no hay problemas y la higiene es la adecuada.

A partir de los cuatro años se puede elegir una pasta con un nivel mayor de flúor. Hasta 1.450 ppm. También podemos incorporar un colutorio con una solución de flúor al 0,05% al día o de 0,2% si es una vez a la semana. El enjuague debe hacerse con 10 ml de producto. El cepillado de mañana y noche debe mantenerse hasta los seis años.

Los alimentos y los dientes de leche

También conocidos como dentición decidua, temporal o primaria está constituida por 20 dientes. Estas piezas se forman en el útero a los 14 meses de gestación y se completa a los 3 años. La dentición suele aparecer sobre los 6 meses y se completa alrededor del año y medio.

A partir de los seis años, irán apareciendo piezas de la dentición definitiva e irán sustituyendo a la temporal. Por su parte, la dentición definitiva se empieza a formar el cuarto mes de gestación, aunque su erupción tardará varios años en emerger. Este proceso finaliza entre los 18-25 años.

Alimentación saludable y natural

Cuidar los dientes de leches es muy importante. Y el cuidado empieza por una alimentación adecuada y se completa con una higiene bucal acorde a cada edad.
Es importante tener en cuenta que muchos alimentos, especialmente los procesados, contienen una gran cantidad de azúcares. Las papillas para preparar, las galletas y los zumos y cereales procesados pueden contener una cantidad muy alta de azúcares que pueden dañar la dentina.

Las manzanas son una opción muy saludable para los dientes

El gusto infantil por los dulces y golosinas hace que en muchas ocasiones tomen demasiada cantidad. También se suelen dar panes blandos de molde, porque entendemos que puede ser más apetecible para ellos. Una merienda con un sándwich y un zumo de tetra-brick puede ser una bomba para sus dientes. Sobre todo, si después no hay una higiene adecuada.

Ese tipo de panes son de fácil masticación, pero son muy pegajosos para los dientes. Al no haber un proceso de masticación largo, los restos quedan en la boca. Estos panes incluyen en su composición azúcar. Los zumos en tetra-brick son útiles para llevar, pero son un corrosivo para los dientes por el mismo motivo, no estimulan la masticación y dejan una película de azúcares.

En este sentido, volver a las piezas de fruta, especialmente la manzana y los panes tradicionales serán más saludable, nutritivos y conseguirá no perjudicar a los dientes.

Estimular a los niños a comer alimentos que requieran masticar favorecerá el habla, ya que hará que esta sea más fuerte.

La regla es: la alimentación natural siempre es más saludable. Cuanto más procesado esté un alimento, menos nutrientes estarán presentes y más posibilidades hay de que en su composición se abuse de azúcares.

Dentición Temporal (I) : Desarrollo y alteraciones

Los dientes temporales, o dientes de leche, cumplen importantes funciones para el normal crecimiento y desarrollo del niño, por lo que deben ser vigilados y tratados como si de la dentición permanente se tratara.

Desarrollo de la dentición temporal

Los dientes temporales empiezan a formarse ya a las 6 ó 7 semanas de vida intrauterina, se van desarrollando dentro de los huesos maxilares y normalmente empiezan a hacer erupción en la boca del niño alrededor de los 6 meses de edad.

Generalmente, a los 3 años de edad los 20 dientes temporales han hecho su erupción. Cada diente debe salir a una determinada edad, aunque variaciones de 6 meses a 1 año en la fecha de aparición pueden considerarse completamente normales. La adecuada secuencia de erupción y la correcta posición de estos dientes en las arcadas tendrá una importancia decisiva en el desarrollo de la cara del niño.

Un aspecto importante que se debe tener en cuenta es que hay mayor número de dientes permanentes que de dientes temporales, por lo que habrá piezas dentarias, como el “molar de los 6 años”, que no se cambian.

Por este motivo, pueden observarse espacios entre los dientes temporales; estos espacios permitirán que las piezas permanentes, de mayor tamaño, se coloquen correctamente, lo que posibilita una adecuada forma de morder.

La salud bucodental de tus niños

¿Cuándo tenemos que llevar por primera vez a nuestros hijos al dentista? ¿Cada cuánto tiempo debemos revisar nuestra salud bucodental en edad adulta? ¿Desde qué edad es recomendable que empiece a utilizar el hilo dental?

Éstas son sólo algunas de las cuestiones que habitualmente nos planteamos en el campo de nuestra higiene y salud bucodental y que, desde los  Centros Clínicos Dentales Dr. Jesús Caballero  intentaremos resumir en este post para que os sirva como calendario de ayuda y consulta para vuestra salud dental.